English Version

PLANTAS Y TINTES

En este maravilloso proceso de la creatividad colectiva, la naturaleza, la Pachamama, la madre tierra no deja de agasajarnos con sus dones, primero fue la delicada fibra de sus hijos: la altiva Alpaca, la grácil Llama, el inquieto Guanaco y la delicada Vicuña. Esta vez son los frutos de su seno, que bajo la forma de plantas, minerales y otros portentos nos obsequiaron mágicos colores e infinitas fuentes de inspiración, para que el hombre del Ande de rienda a suelta a su imaginación combinando en fantástica simbiosis la fibra, los tintes y los elementos de la naturaleza, pariendo piezas de textilería asombrosas, sueños fantásticos entretejidos. Así pues estos diestros artesanos, plagaron de colores, formas y diseños sus obras textiles, con maestría tal que hoy en día se les considera los mejores del mundo, rememorando la genialidad, belleza y color de los textiles precolombinos, (Paracas, Waris e InKas) que iluminaron de matices sus obras de arte textil, las que hasta hoy son la admiración del mundo y el orgullo del Perú. Entre los principales tintes naturales tenemos: Aliso, Antaco o Chamiri, Añil o Índigo, Chilca, Mullaca, Molle, Tara, Ccantu, Cochinilla.

AÑIL O ÍNDIGO

Nombres comunes: Añil, mutuy cube, Índigo. El índigo es un arbusto que crece silvestre y cultivado con cualidades tintóreas muy apreciadas desde épocas prehispánicas. El índigo o añil fue de gran importancia en las culturas: Tiahuanaco, Wari, Chimú, Chancay e Inca, entre otras; ya que de sus hojas y tallos se obtiene un color azul oscuro, para teñir las fibras de algodón, empleadas en la confección de mantos, túnicas, unkus, etc. Esta planta es de origen amazónico, y es posible que las culturas costeñas como Chancay, Ancón y Chimú, la hayan obtenido a través de intercambios con pueblos de la selva, iniciado así su cultivo en la costa.

CHILCA

Nombres comunes: chilca negra, chilca blanca; ch´illka. Es un arbusto silvestre y cultivado que fue utilizada por los artistas antiguos de las culturas prehispánicas, para obtener variedad de colores amarillos y verdes. Esta planta también fue muy apreciada en la medicina, por sus propiedades antiflamatorias y antireumáticas. Los historiadores nos indican que este arbusto crecía en abundancia en las quebradas de la sierra. Los antiguos peruanos también usaron la madera de esta planta, para sus construcciones y la fabricación de canastas. Con las cenizas de la chilca, se elabora la llipta, polvo para chacchar coca. En medicina popular se usó para tratar el reumatismo, dislocaduras de huesos y como activador de la circulación de la sangre.

YANALI

(Bosconia frutescens Linneo) Planta arbustiva de la familia de las papaveráceas, utilizada en tintorería para teñir de amarillo. En la Medicina tradicional se emplea para la curación de diferentes heridas, siendo un potente anti inflamatorio.

QOLLE

(Budleia coriácea) Árbol nativo, alcanza los 5 metros alto. Flores de 7 mm de largo, agrupadas en racimos. Presenta troncos delgados y largos, con abundantes hojas de superficie brillante. Es una especie que se ha adaptado a las diferentes zonas del altiplano. La floración ocurre de enero a junio, desarrollándose desde los 3.810 a 4.200 msnm. En Puno, las hojas de esta especie se utilizan en mates para aliviar dolores de las vías urinarias y males venéreos. También las infusiones de la planta y polvos de hojas son utilizadas como cicatrizantes. La madera es utilizada en construcciones y fabricación de herramientas como "rawkanas" y "chaquitajllas", para labrar la tierra y "lloq'ena", para movilizar las balsas de totora. Es utilizada como tinte natural para lana y fibra.

COCHINILLA

La cochinilla es un insecto (Dactylopius cocus costa) que se instala, como parásito, en las hojas de la tuna (Opuntia picus cactil), de cuya savia se nutre a través de un estilete bucal. Su reproducción se realiza en la misma tuna, donde se aloja formando colonias. El colorante natural que se extrae de la cochinilla, contiene dos sustancias: el carmín y el ácido carmínico, que son inocuos al hombre, por lo que se recomienda como colorante natural. La cochinilla es empleada tradicionalmente en el Perú desde las civilizaciones preincaicas en estado acuoso utilizando alumbre como mordiente, para teñir pelos de alpaca y algodón en color rojo